miércoles, 25 de octubre de 2006

Paul Newman y James Dean nunca fueron hermanos



No sé de donde me viene la fascinación que siento ante las estrellas de Hollywood. Supongo que de mi madre. Mi madre es muy mitómana y muy cinéfila. Supongo que esos son unos buenos cimientos para sentir esta inclinación. A mi madre nunca le gustó James Dean. En cambio, Paul Newman era (y es) su favorito de entre todos los actores que existieron y existirán jamás. Mi pasión por el cine se estableció la desmesura cuando llegué al instituto. Por aquel entonces, Newman me parecía muy guapo, pero también muy soso. En cambio, James Dean era la leche: encarnaba el prototipo del rebelde que bulle en las hormonas de todo adolescente. Ahora que ha pasado el tiempo y soy más viejo y quizá más sabio (al menos he visto muchas más películas), se han cambiado las tornas. El Paul Newman joven sigue sin entusiasmarme, aunque reconozco su atractivo casi ultraterreno y su innegable carisma, aunque debió esperar hasta la madurez para regalarnos sus mejores interpretaciones ('Veredicto final' y 'Camino a la perdición' son mis favoritas). Pero James Dean cada vez me gusta menos. Es muy bonito eso del método Stanislavski y no es que moleste el histrionismo, pero el suyo es demasiado impostado. Su vida se consumió tras solo tres films, así que nunca sabremos qué le deparaba el futuro. ¿Su carrera hubiese estado a la altura de la de Newman? Lo dudo. Pero, ¿como hubiese arrancado la carrera de Paul Newman si Dean no hubiese muerto? Recordemos que se hizo con el papel de 'Marcado por el odio', su primer éxito, tras la muerte de éste, que era el interprete elegido para protagonizarla. Lo cierto es que los estudios buscaban un joven rebelde que sustituyese a su estrella muerta prematuramente y lo encontraron en Newman. Aun así, supongo que, de todos modos, habría alcanzado la fama, pues tenía de su parte a gente tan importante como el dramaturgo Tennessee Williams. Pero lo más raro de estas coincidencias que los emparentan es que estuvieron a punto de ser hermanos en 'Al este del edén', de Elia Kazan. Finalmente, el director se decidió por el entonces (y ahora) desconocido Richard Davalos. ¿Qué hubiese pasado si hubiesen compartido este proyecto? 'Al este del Edén' sería igualmente una obra maestra, con el valor añadido de contemplar frente a frente a dos mitos del celuloide. ¿Seguiría prefiriendo la protagonista al hermano malo? Supongo que sí, pero sé a quien elegiría mi madre.

6 parlamentarios:

cayetana altovoltaje dijo...

Yo soy de Robert Redford de toa la vida (aunque reconozco que Paul Newman lleva mucho mejor la edad, además de hacer unas salsas buenísimas), James Dean nunca me gustó. Su pose de rebelde profundo ya no cuela. Hay modas, actitudes, que caducan, y la de Dean es una de ellas. No ocurre lo mismo con Marlon Brando. Vuelvo a ver "On the Waterfront" o "Un Tranvía.." y me lo sigo creyendo. Aunque le haya visto ponerse como un luchador de sumo después.

Luisru dijo...

A mí Brando me encanta, pero "On the Waterfront" no me entusiasma, para ser de Kazan me parece bastante mediocre ('Un tranvía..' o 'Esplendor en la hierba me parecen mucho mejores). Pero la interpretación que más me gusta es cuando estaba a medio camino de convertirse en luchador de sumo: 'El último tango en París'.

Lluvia Pérez dijo...

Mi madre es una 'fósfora' de James Dean. A mi me gusta más Newman, mucho mucho más. Y de Brando, pues no sabría qué decir. Me tiene un poco intrigada, pero no me mata (creo que blasfemo). Con decir que cuando vi "El color del dinero" me traía sin cuidado el jovenzuelo y no podía apartar la vista del viejo... si no es porque era Newman se me podría acusar de gerontofilia.

Luisru dijo...

Hombre, es que con lo que tenía Paul Newman enfrente, no me extraña. Qué lástima de chaval.
Y la indiferencia ante Brando no se si es blasfemia, habría que consultarlo con Bendito XVI.

AltoVolta dijo...

Newman es el puto amo. Y no hay más que hablar. Hasta en el documental que acaba de rodar con Redford le da cien vueltas al rubito. Sobre lo de Dean, fue una pena que no aguantase más de tres curvas (igual que River Phoenix), pero me cuesta mucho pensar que fuera capaz de tener una carrera de más de medio siglo tan coherente y extraordinaria como "El buscavidas". ¿O hay alguien más capaz de ser nominado, o ganador, al Oscar en cinco décadas consecutivas?

altovolta dijo...

Oye Cayetana, ¿no serás prima mía y yo sin saberlo?