martes, 15 de mayo de 2007

Eurovisión 2007: el fin de una era

Este año no pude ver en directo el festival de Eurovisión, que se celebraba en Helsinki, por motivos de fuerza menor. Para un seguidor acérrimo de este evento, como lo soy yo, esto ya no es problema. Existen los videos, se apresurarán a decir los listillos. Pero nunca he sabido programar el video. Y, total, ahora ya para qué. Existe el youtube.
Pues bien, consultando en este desordenado lugar (previas indicaciones de mis hermanos sobre cuáles habían sido los participantes más gloriosos del concurso) me he encontrado que, como siempre, los países participantes se empeñan en mandar a frikis y horteras, que es lo que mola. España ha intentado ponerse al nivel del resto y casi lo consigue, después del batacazo del año pasado, no porque casi quedásemos los últimos (con tanto país del este y de la antigua U.R.S.S., nunca volveremos a ganar), sino porque las Ketchup eran patéticas, no tenían ni puta gracia y 'Bloody Mary' ni siquiera tenía estribillo. Los D´Nash (¿alguien sabe el por qué del repentino cambio de nombre?) son mucho mejores, horteras a más no poder (le componen las canciones a María Isabel), iban de blanco, bailaban como poseídos y la letra de su canción era convenientemente bilingüe y estúpida.
Pero, claro, contra la cantante gorda y fea de Serbia no tenían nada que hacer. No es que hoy me sienta políticamente incorrecto, es que es una verdad como un templo que la pobre Marija Serifovic es gorda y fea. Que se consuele habiendo ganado el festival con una balada en serbio y sin tener que bailar (eso si que hubiese sido un espectáculo).
Pero todo el mundo se ha dado cuenta ya de que ha ganado por motivos políticos y a mí la política me la trae floja (¿Elecciones autonómicas? ¿Es que se ha instaurado la democracia? ¿Cuando? No me he enterado).
Lo que me fastidia es que, después de casi una década en la que los países mandaban a representantes cada vez más frikis con coreografías cada vez más ridículas, ahora seguramente les dará por mandar a gente gorda y fea que no sepa bailar y que se luzca con baladitas cursis (Rosa debería ir el año que viene).
Pero disfrutemos de lo que nos ha dado Eurovisión este año, que no ha sido poco.
Si hubiese justicia en este mundo, el primer puesto hubiese sido para el/la ucranian@ Verka Serduchka, que cantó una canción llamaba 'Danzing', en la que incitaba a la gente a hacer el idiota.



Aunque, claro, si hubiese justicia en el mundo, en 1954 'Johnny Guitar' hubiese arrasado en los Oscars y a 'La ley del silencio' le hubiesen dado por culo, pero como Nicholas Ray era un comunista asqueroso y Elia Kazan solo lo había sido...
En fin, no nos desviemos del tema. Tanto la segunda como la tercera canción clasificada merecían ganar. La verdad es que la canción de Rusia no es una maravilla, pero las Serebro (vaya nombrecito) estaban bastante buenas.



Estar bueno no es que sirva de mucho aquí (pensemos en los ganadores del año pasado), pero eso mismo debieron de pensar del tipo que mandaron por Grecia, un guaperas llamado Sarbel, mezcla de Tontxu y Chayanne. Personalmente 'Yassou Maria' es mi canción favorita de cuantas participaron este año (al menos hasta que la oiga el compositor de 'María', de Ricky Martin y la retire de circulación por plagio). Esas bailarinas, esos movimientos espasmódicos, ese estribillo glorioso... Vamos, la quintaesencia de lo que debe ser una canción eurovisiva.



Aunque como la fórmula está ya muy manida, los turcos también se la saben y prácticamente mandaron la misma canción:



Y, por último pero no menos importante, Francia. Los pobres franceses saben que tampoco van a volver a ganar el festival por mucho que se empeñen, pero se siguen empeñando y esta vez dejaron de lado el estilo Celine Dion que tan buenos frutos les hizo cosechar en el pasado (sic) y mandaron lo peor que tenían: Les Fatal Picards, vestidos por el mismísimo Jean Paul Gaultier, al que no me cuesta nada imaginarme descojonándose de todo esto en el sofá de su casa.



Los pobres merecían también mejor suerte que la que tuvieron, pero es que esta competición se ha puesto imposible. Deberíamos hacer como Italia y retirarnos del festival, aunque entonces nos reiríamos del resto y no de nosotros mismos, y eso no está bien, no señor. Así que, antes de ver estos bonitos videos, mirémonos un rato al espejo. Y si los habéis visto antes de acabar de leer esto, pues hacedlo otro día.

9 parlamentarios:

Cayetana Altovoltaje dijo...

Jo, por fin alguien que me comprende cuando digo que Eurovisión es para mí el acontecimiento televisivo del año, de todos los años, esperado siempre con fruicción para disfrutar en pijama, comiendo porquerías y llorando de risa.
Este año me lo perdí, pero tenía buena excusa, estaba de pingos por Edimburgo.
Soy fan total de Verka, tenía que haber ganado. Con sus azafatas gordas vestidas de dorado.

Lluvia Pérez dijo...

Una porque vuelve y otra porque está a punto de irse. Estaba durmiendo la mona (efecto inevitable de toda celebración que lleve asociada espirituosos) y no lo vi. Un amigo me dijo que había ganado un "camionico". Sin entrar en la cuestión de las votaciones, resulta un espectáculo. La gracia es degustarlo en grupo y esperar la parida más ingeniosa. Como bien dices, Luisru, con el espejo delante. Lo que no me gusta tanto es la seriedad con que se toma mucha gente el concurso. Tanta indignación para un asunto tan trivial. Más nos debería preocupar el puesto en el que queda España, por ejemplo, en fondos destinados a I+D. No me refiero a investigación para cura de enfermedades y esas soplapolleces, no. Ya que es evidente que los responsables de la elección de nuestros representantes parecen tener mejores cosas en las que invertir su tiempo, sería conveniente que nuestros esfuerzos los empleáramos en un concienzudo estudio: la elección un grupo que sepa cantar. Para variar, no más.

Espero poder leeros desde donde me encuentre.

Carmen dijo...

...yo tengo un trauma infantil que no superaré jamás en mi vida (creo), me quedé en "aquí maneja mi barca".

mila dijo...

Coincido con caye y lluvia. Para mí es motivo de regocijo y Ukrania merecía lo mejor, tras los orkos del año pasado. Sólo vi el resumen y las votaciones y me encanta ver cómo la "justicia histórica" se ceba con las grandes potencias: UK (¿por qué no enviarán a las Pipettes?), Francia y Alemania. Y estoy con Luisru, Serbia-kk. Se puede aprender mucha historia europea y también geografía viendo las votaciones: qué país vota a quién. Y lo mejor es cuando Andorra no votó a ESpaña pese a tener allí nacionalizada a la Sánchez Vicario.
Gran resumen, sí señor, el de la entrada que nos ocupa.

Curiosa dijo...

¿¿EUROVISIÓN YA HA PASADO?? DIOS MÍO, EN QUÉ MUNDO VIVO. ME HABEIS MATAO.
WIAYOMUNÍ 10 PUANS

El conspicuo Morgan dijo...

Si, las rusas están bastante buenas, pero en la ¿coreografía? parece que están pisando hormigas.

En fin, es un tema divertido de conversación una vez al año. Los promotores de Eurovisión han asumido que no son serios, que los concursantes son horteras a más no poder... y se reafirman en ello, con dos narices. Indiferentes no dejan a nadie, ese es su gran poder. Y más ridículo que los "artistas" siguen haciendo los que no tienen otra cosa mejor que hacer que buscar posibles conflictos diplomáticos entre países en función de los votos de unos a otros. Los demás lo que hacemos es reirnos de (no con) este evento/invento, y bien sano ejercicio que es.

carmen: es que creo que con la canción de Remedios "cero puntos, no lloren" Amaya el público nuestro (y el del resto de Europa) empezó a llorar antes incluso de las votaciones... te acompaño en el sentimiento, la verdad.

Villaykorte dijo...

Segun parece es un plagio descarado:
http://www.youtube.com/watch?v=mn0WAvFh9GQ

Luisru dijo...

Qué fuerte, Villaykorte, a ver si así le dan el premio a Verka.
Caye, me encanta Eurovisión, lo veo desde chiquitito, incluso cuando no lo veía nadie (ese aciago segundo intento de Serafín Zubiri, el último puesto de Lydia, etc).
Lluvia, espero que tengas buen viaje, allá adonde vayas. Y es verdad, es una vergüenza que pongan tanto empeño en esto en vez de, por ejemplo, enseñar música a los concursantes 8que buena falta les haría fijarse en los clásicos).
Mila: las Pipettes hubiesen estado genial en Eurovisión, por muy cool que se las considere, en realidad son unas horteras.Aunque, claro, mejor tener de modelo a las Shangri-las que a los Backstreet Boys o a Ricky Martin.
Y 'quien maneja mi barca' no me parece tan mala, por ejemplo la de las Ketchup era mucho peor...

Scandio dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tus referencias en cuanto a la ganadora. Eurovisión es un espectáculo y no un simple programa musical; los organizadores en cada país deben tener mayor responsabilidad en cuanto a los "artistas" que envían a concursar. Y por supuesto que tengo la GRAN DUDA de cómo esa mujer pudo ganar, admito que no vi su presentación completa (porque no la soportaba), pero fue absurdo que votaran por ella de esa manera. Con respecto a España, deberían idear otra forma de elegir al representante, me parece que NASH hubiese tenido mejor posición con "Una Lágrima". Este año mi canción favorita (y en eso concuerdo con vos) fue Yassou María de Sarbel, que me hizo recordar gloriosos tiempos, como en la edición 2004, donde participó Sakis con su "Shake it" y Deen con "In the Disco".