lunes, 15 de enero de 2007

Cúreme, doctora Cameron

De un tiempo a esta parte se ha puesto de moda decir "ojalá mi médico de cabecera fuese el doctor House". No, hombre, no. El doctor House es un capullo. Me imagino una hipotética visita a su consulta:

- Ya he descubierto lo que le ocurre: tiene usted una gilipollez del tamaño de Irlanda.
- ¿Y es eso grave, doctor?
- No se alarme, no lo es.
- ¿Hay que operar?
- No, no, que va. El tratamiento es muy sencillo: enjuáguese la boca con Listerine después de cada comida durante dos semanas y se sentirá mucho mejor.
- ¿Con Listerine?
- Sí, el Listerine es un medicamento que sirve para curar muchos trastornos. Confíe en mí, le hará sentirse mejor.
- Ah, vale. Muchas gracias, doctor.
- De nada, de nada. Ahora márchese a casa y descanse. No querrá sufrir una recaída...


Si pudiera elegir médico de cabecera, no elegiría al doctor House. Elegiría a la doctora Cameron, sin duda alguna. La doctora Cameron es una gran profesional, es amable, atenta y, además, bella. Su belleza crece paralela al devenir de los capítulos. Ya que las visitas al médico son un coñazo o un drama, por lo menos ella haría el trauma más llevadero.
Me chifla la doctora Cameron. En la primera temporada de 'House' era una chica que no me decía nada, la típica rubia pija un poco marisabidilla. Además, lo primero que me llamó la atención en el hospital Princeton-Plainsboro fue el severo atractivo de la doctora Cuddy.

Jennifer-Morrison

¿Por qué pasa consulta vestida así, doctora?

Pero, con el paso del tiempo, la inmunóloga favorita de América ha ido escalando posiciones en mi corazón. Es tan dulce, tan guapa, tan incomprendida. La pobre tiene en contra al resto de sus compañeros (en especial, al doctor Foreman, que la tiene una inquina...)pero intenta mantener la sonrisa en todo momento. Quiere gustarle a todo el mundo, pero especialmente al doctor House.
Lo mejor de la serie no son esos diagnósticos tan esquivos y alambicados de los que apenas entendemos nada. Lo mejor son las soterradas relaciones entre los personajes, los velados sentimientos que deben esconderse bajo una capa de profesionalidad, como en una película de Bergman o Antonioni. Que esto es un hospital, coño, no un bar de copas. Me apasiona el cuasi imaginario triángulo amoroso que sostienen Cameron, Cuddy y House. La teoría de mis hermanos y yo es la siguiente: Cameron está prendada, más o menos en secreto, de House, pero éste bebe los vientos por Cuddy. Yo además creo que a Cuddy le gusta el doctor Wilson. Mis hermanos desechan esta parte de la teoría por demasiado descabellada.

Lisa Edelstein, Hugh Laurie and Jennifer Morrison


A eso lo llamo yo estar bien acompañado.

En una serie que se centra en las habilidades de House para descubrir la naturaleza del mal que está matando a sus pacientes es más probable que veamos como se enrollan Cuddy y Cameron antes de que House se líe con alguna de las dos. Aunque nunca se sabe. Ahora que el doctor ya no es cojo se vuelve repentinamente encantador y adorable.
Ya que por fin se puede elegir médico de cabecera, quiero que me traigan a la doctora Cameron. También estoy dispuesto a viajar al centro de salud donde pase consulta, siempre que se encuentre en Madrid capital. Iría al médico a la menor ocasión: doctora, he cogido la gripe, otra vez, qué mala suerte, doctora, me he pillado el dedo con una puerta, doctora, se me ha metido algo en el ojo, ¿podría soplarme? Doctora, no duermo por las noches, creo que es de tanto pensar en usted...

Jennifer Morrison  Mark Leibowitz


Doctora, ¿se me está insinuando? Recuerde que está de servicio.

No, esto no se lo diría. A la manera de la serie, ocultaría mis emociones y me limitaría a mirarla embelesado mientras me ausculta. Si consiguiese que tan solo me auscultase mi vida tendría sentido. Pero Cameron no me quiere, prefiere al doctor Chase, que además de médico, es guapo y rubio. Tú te lo pierdes. Ah, y no te molestes en enviarme invitación, no pienso asistir a la boda. Me contentaré con adorarte los martes de 22:00 a 23:00.

16 parlamentarios:

Curiosa dijo...

¡¡Con lo contenta que estaba yo ahora que parecía que a House se le había curado la pierna y resulta que se vuelve a enganchar a sus calmantes!! Estoy triste, sob.

Palomares dijo...

Veo que has subido las apuestas con el asunto Macizas. ¡Muy bien hecho!
Estoy completamente de acuerdo con todo el artículo, excepto con lo de Cuddy prendada de Wilson. Cuddy está prendada de House, pero no se atreve. House está prendado de Cuddy y Cameron, pero no se atreve. Al mismo tiempo, Chase también está prendado de House, pero tampoco se atreve a reconocer sus sentimientos. House está prendado de House, pero también de Wilson. House le da a todo menos a Foreman. Foreman no sé quién le mola.

Por otra parte resalto tu frase es más probable que veamos como se enrollan Cuddy y Cameron antes de que House se líe con alguna de las dos para decir que no tendremos tanta suerte.

Anónimo dijo...

Para empezar, no es cierto que la gente quiera un médico como HOuse. Lo que todos queremos es SER House y decir borderíos a la gente a lo bruto.
Segundo, yo soy de Cuddy, que tiene una caída de párpados espectacular, viste con mucho glamour y lleva unos zapatos divinos. Cameron me sigue pareciendo igual de ñoña que en el primer capítulo. Es tan bueeeenaaaa. ¿Y qué es eso de llevar siempre chalecos grises?.Puah.
Tercero, ¿sabíais que los actores que interpretan a Cameron y Chase son pareja en la vida real? De hecho creo que se acaban de casar. Debe ser para vomitar ver tanta "belleza nenuco" junta.

Lluvia Pérez dijo...

Parece un poco más espabilada Cameron esta temporada, pero sin pasarse. Hay que reconocer que el pelo moreno le sienta mejor. Ahora, esa última foto... ¿no tiene la cara un poco rara, como de sobredosis a corticoides? Es más, creo que en ninguna foto sale bien la chiquilla. O es que todavía no conozco muchas torneras fresadoras que vayan en falda y tacones a trabajar y me resulta raro.

Es por bajaros de las nubes, que no le hacéis ni caso a la pobre Larrañaga.

Carmen dijo...

Estoy totalmente de acurrdo con Cayetana, nadie quiere ser atendida por un médico como House, lo que nos gusta de él es su actitud y su facilidad para soltar las frescas, es que hay que ver lo déspota que es el doctorísimo. No niego que tiene mucho morbo, aunque me quedo (de la misma quinta) a Clive Owen, este si que es cínicamente seductor, yo prefiero hacer campaña por el que por Hose.

Luisru dijo...

Curiosa: se lo merece.
Cayetana: efestivamente, se casan, he dejado el enlace con la noticia en el post. Os dejo el enlace con las fotos en las que presentan el anillito y en las que él tiene una cara de endrogao... A mí se me parece a Owen Wilson este muchacho, voy a probar a meter su foto en el myheritage... http://www.houseisright.com/2007/01/08/335/
Lluvia: Amparo Larrañaga me parece bellísima pero mis infundados prejuicios contra las series españolas harán que la siga ignorando.
Todos teneis razón, la doctora Cameron es taaan buena, la bondad me puede. Queda tan poca ya...
Palomares: Foreman es un putero, por eso pasa de todo el mundo. Es verdad, a Chase le gusta House, yo también lo pensé pero no me atreví a reconocerlo.
Carmen: de mayor quiero ser como House, me has pillado.

Anónimo dijo...

Vamos curiosa, ¿pensabas que House se iba a quedar como una hermanita de la caridad toda la temporada? Menudo coñazo. Me uno a la reivindicación de la directora morenaza, qué pedazo de hembra. Y eso que a mí me tiran más las rubias...

Curiosa dijo...

vLuisru, ¿Cómo que se lo merece? Anda ya. Ya me gustaría verte a ti con una enfermedad de esas diabólicas que no tiene cura, ni origen, ni localización ni na de na, pidiendo que te cure Cameron. Ja, tu llorarías porque fuera House que al fin de cuentas es el que siempre descubre la solución.
Lástima AltoVolta, yo no te gustaría, soy morena.

Luisru dijo...

Prefiero morir en brazos de Cameron a ser salvado por House.

Curiosa dijo...

Ho, ho, ho, dijo el hombre.........¡¡anda Luisru!! ¿Morir en brazos de Cameron? ¿Tenerla tan cerquita y ....no poder disfrutarla por esa terrible y mortal enfermedad? juas, juas....
Da gusto ver que siguen existiendo los románticos.... ¡¡¡sin sesos!!!

Luisru dijo...

Curiosa, eres más mala que House, je, je.

anitab dijo...

Me aburre House...

El conspicuo Morgan dijo...

Yo no le perdono a la doctora Cameron (al personaje en sí) ese capítulo en el que describe pormenorizadamente todos los riesgos de hacer el amor justificando de esa manera su inapetencia sentimental. Ni su jefe lo hubiera dicho así. Con decir que era viuda de un enfermo de cáncer con el que no llegó al año de matrimonio, hubiera bastado. A la actriz sí le perdonaría cualquier cosa, la verdad...

PD: Yo siento disentir con anitab porque para mí alguien que es borde y sincero a la vez es de todo menos aburrido. Más de una vez me pregunto lo que pasaría si hubiera más gente como él, es decir, no sólo borde, sino sobre todo sincera y con un fondo honesto. De los que sólo son bordes y no tienen buen fondo ya tenemos de sobra.

Betote dijo...

Me encanta de esa serie que el único personaje que muestra bondad desinteresada sea siempre objeto de chiste de los demás personajes, incluso de los que no sobresalen por cínicos. Como mi fragmento de diálogo favorito, cuando está House haciéndose una resonancia y Wilson al micrófono:

-House, soy Dios
-Ahora estoy un poco ocupado. Habla con Cameron.
-Ni hablar. Siempre me pregunta por qué pasan cosas malas.

Un saludo.

Angelina dijo...

A mi con tanto debate de a quien le gusta quien, me habeis recordado a un capítulo de Los Simpson,(si seré friki), en el que Lisa estando en la clase de música, se empieza a reir de las payasados de, quien sino, Nelson y sigo con este genial diálogo:
-¡A Lisa le gusta Nelson!
-¡No es verdad!
-¡A Milhouse le gusta Lisa!
-¡No es verdad!
-¡A Jenny le gusta Milhouse!
-¡No es verdad!
-¡A Uther le gusta Milhouse!
-¡Basta!¡A nadie le gusta Milhouse!

Bueno, yo espero que House termine con la jefa y que vivan felices y que coman perdices (aunque seguro que a House no le gustan).

Luisru dijo...

Anoche me enamoré de nuevo de Cameron, es tan guapa, tan dulce... Todos los martes igual.