martes, 18 de septiembre de 2007

El hermano pobre de la nouvelle vague

Y Jacques Demy decidió hacer algo todavía más arriesgado de lo que había hecho hasta el momento. El cineasta francés, como el resto de los integrantes de ese etéreo movimiento conocido como nouvelle vague, había descubierto que para hacer una película más complicada que la media hay que otorgarle a lo alambicado la apariencia de algo muy simple. Por eso, después de perpetrar un musical dislocado, pretendió realizar uno clásico. Pero únicamente en apariencia.
Él y su talentosa esposa, la también directora Agnes Varda, se recorrieron las provincias del país vecino para dar forma al sueño que Demy tenía en mente: todo un pueblo cantando y bailando al ritmo de las alegres melodías de Michel Legrand.
El sueño se materializó en la plaza de Rochefort, donde el realizador vislumbró a los personajes de su historia. Vio cómo se conocían, cómo se enamoraban, cómo se peleaban y se separaban, cómo reían y, sobre todo, imaginó las fastuosas coreografías en las que estarían incluidos reputados bailarines norteamericanos de la talla de George Chakiris y Gene Kelly.



Y así la película se materializó. 'Las señoritas de Rochefort' son Catherine Deneuve y la malograda Françoise Dorleac (que fallecería al año de acabar el rodaje), dos hermanas gemelas que buscan el amor y un destino más grande que el que puede ofrecerles su pueblo natal en medio de una estética art decó y de unos números musicales deliberadamente afectados.
Jaques Demy parecía haber bajado el listón. Esta vez, la cinta no era completamente cantada y los tonos, a pesar de chillones, no eran tan excesivos como en su anterior entrega, 'Los paraguas de Cherburgo'. Pero esta simplificación escondía algo muy complejo: una síntesis casi perfecta entre el musical clásico hollywodiense y la comedia romántica francesa, un tanto cínica y amoral, con personajes atormentados y un tanto casquivanos, con equívocos y una pizca de idiocia (lo de "madame dame" es un claro precursor de la mayoría de chistes de 'La hora chanante'). Se me antoja similar a la segunda incursión en el largometraje de su esposa, 'La felicidad', un film tranquilo y reposado que esconde una desgarradora tragedia.
Demy y Varda volvieron a París pensando que los críticos aclamarían 'Las señoritas de Rochefort' como habían hecho con 'Los paraguas'. No fue así. Es más, Demy volvió a intentar dar forma a esas turbulencias que azotan nuestra mente mientras dormimos en un viaje transoceánico y en un surrealista cuento de hadas, pero no cuajó. Así se quedó un poco como el hermano pobre de la nouvelle vague, completamente fuera de onda e incluso con sus primeros éxitos puestos en entredicho.
Pero, debido a las azarosas sendas que trazan los estudiosos del séptimo arte (o quizá los simples aficionados), Demy ha vuelto. Ligeramente quizás, de puntillas, pero ha vuelto y su regreso es un retorno a la grandeza. Ahora, Cherburgo ya no es el lugar de moda, sino Rochefort, un lugar en el que conviven el sueño y la vigilia, la tradición y la modernidad, la reflexión y el escapismo y que no nos cansaremos de visitar y de recomendar que visiten las generaciones venideras. O quizás el azar decida otra cosa. Al menos para mí la estancia ha merecido la pena.

10 parlamentarios:

Lluvia Pérez dijo...

Deneuve, irreconocible en el vídeo. Si no la llegas a nombrar, creo que es otra. Qué demacrada y falta de cejas.

Paco Bernal dijo...

No conocía esta película, ni al director, aunque sí a su santa esposa.
Las ruinas de Catherine Deneuve están de visita en Viena (por lo menos hasta ayer). Sus restos han venido a recoger un premio que le otorgaba una asociación de ginecólogos. Mastroianni la quiso hasta perder la cabeza, aunque dicen las lenguas de doble filo que Deneuve es una arpía. En fin...Quién pillara ahora la efervescencia intelectual de la Francia de los sesenta...

echalotte dijo...

Son las Pili y Mili francesas! por cierto, que no sabía Agnes Varda estuviese casada con este director. ¿Has visto el documental de Los Espigadores y la Espigadora? La vi hace poco y me encantó :)

whyidontbelieveingod dijo...

Este número musical me lo pusieron en un curso de cine para mostrar no sé qué cosa de la puesta en escena (el profesor era de la escuela cromática almodovariana y fassbinderiana, imagínate). Recuerdo cómo mi sentido de la estética se retorcía de pavor en la silla durante esos interminable minutos. Aún se me encoge el estómago sólo de pensarlo.

carmen dijo...

Luisru, ¿puedo hacerte una pregunta indiscreta? todo este conocimiento que tienes por el cine francés e italiano es de profesión o de afición... admirable!

Luisru dijo...

Lluvia: yo creo que Deneuve está guapa en esta peli, pero es que yo no soy objetivo con Deneuve.
Paco: incluso de vieja tiene su aquel, aunque me encanta lo de "las ruinas de". Sí, era (y es) una arpía. Dicen que Truffaut estuvo a punto de suicidarse cuando le dejó más tirado que a una colilla.
Echalotte: Me gusta mucho la Varda, pero aún no he visto Los Espigadores y la Espigadora, no tengo perdón.
Why: siento debilidad por la escuela cromática almodovariana y fassbinderiana, qué le voy a hacer, esta peli me gusta.
Camen: por afición, ¿en qué profesión crees que servirían estos conocimientos, por otra parte tampoco demasiados?

carmen dijo...

Yo sé alguna que otra profesión donde sí te servirían esos no tan escasos conocimientos, el día que quieras cambiar de trabajo avísame... si tu supieras lo inculta que llega a ser la gente y los cargos que ocupan!!

carmen dijo...

...te doy una pista, en mi antiguo trabajo, una de las partes del proceso de selección, después de haber superado un psicotécnico de 5 horas y evidentemente la aprobación del Presidente, Director General y los de un poquito más abajo, te hacían una prueba de culturilla "en el sentido al que me refiero"...

Lluvia Pérez dijo...

Chico, estás desaparecido. ¡¡¡Vuerveh!!!

Oye, que anoche vi "Las hermanas enfadadas", con Isabelle Hupert y Catherine Frot. Me encantó. Y todo esto lo comento porque sale en una parte de la peli la escena de Deneuve y Dorleac que enlazas.

Luisru dijo...

Aquí estoy, querida Lluvia. No he visto "Las hermanas enfadadas" pero corro a descargárm.. Estooo, a comprármela.