viernes, 9 de febrero de 2007

Fanny Ardant et moi

Quizá Truffaut murió demasiado joven, no lo sé. Hay quien dice que sus últimas películas son de la clase de las que criticó con saña en sus años mozos, que se apartó de la senda iconoclasta trazada por la nouvelle vague y se plegó a un cine tan convencional como el que detestaba. Pero incluso los detractores de este segmento de su obra parecen apreciar su último trabajo, 'Vivamente el domingo', otra de esas historias en las que mezcla varios géneros, en la línea de 'Tirez sur le pianiste', su segundo film.
La idea para esta historia surgió durante el rodaje de su anterior película, 'La mujer de al lado', que protagonizaban su esposa, Fanny Ardant, y el gran Depardieu.

Vivement dimanche 3

La idea se me ocurrió mientras veía las primeras pruebas de 'La mujer de al lado'. Estábamos viendo una escena nocturna en la que Fanny caminaba cerca de la casa con un impermeable. Alguien dijo: "Me recuerda a una película de intriga". Y, en efecto, Fanny Ardant parecía la heroína de una película de intriga.

Vivement dimanche 2

Cuando vemos 'Vivamente el domingo' creemos encontrarnos frente a un homenaje al cine negro norteamericano: películas como 'El sueño eterno', 'La mujer del cuadro', 'Forajidos' o 'Perdición' son claras referencias, sobre todo a nivel estético. La magnífica fotografía de Néstor Almendros es un gran aliado para atrapar esa clásica atmósfera, sin duda. Pero Truffaut no se limita a tomar prestados los tópicos y trasladarlos a Francia. Prefiere jugar con ellos y mezclarlos con los de otros géneros, como la comedia slapstick o el drama romántico, obteniendo un film diferente y, a ratos, maravilloso, sobre todo por conseguir encajar un montón de escenas que no tienen nada que ver con la trama principal, como la del ensayo teatral o la entrevista a la candidata a secretaria.
Quizá el resultado es un tanto deslavazado, pero funciona a la perfección como cinta de misterio, no sólo por la habilidad de Truffaut como artífice del puzzle, sino por el talento de la protagonista absoluta de la función, que con una versatilidad envidiable, cohesiona todas las piezas: Fanny Ardant.
Ya sé, ya sé que mi debilidad por las actrices francesas es demasiado acusada, pero es que me obsesionan, soy de obsesiones, como Palomares. Las intérpretes galas parecen tener algo inefable que las diferencia de las de cualquier otra nacionalidad. Fanny Ardant, además de un talento deslumbrante, hace gala aquí de una belleza casi imposible, como de escultura clásica. Deberían haberla criogenizado y colocado en el museo del Louvre para deleite de las generaciones venideras.
Lamentablemente, Truffaut murió después de acabar esta película y dejó unas cuantas sin realizar (el resto de directores surgidos de la nouvelle vague (Godard, Varda, Rohmer, Chabrol) siguen trabajando a día de hoy con asiduidad) y una viuda joven y bella que continuaría su carrera cinematográfica sin aquel que le había dado su primer impulso. Truffaut (que creía que las mujeres tenían algo mágico, como el asesino del film) también se sintió impresionado de primeras por la Ardant:

Enseguida reconocí y aprecié en Fanny Ardant las cualidades que yo busco normalmente en los protagonistas de mis películas: vitalidad, valentía, entusiasmo, humor, intensidad y, al mismo tiempo, el gusto por lo secreto, un aspecto arisco, una pizca de salvajismo y, por encima de todo, algo vibrante.

Pero, ¿qué es ese algo vibrante? ¿Es simplemente el hecho de que la contemplemos en una pantalla de cine? Quizá si nos la encontrásemos por la calle, no nos llamaría la atención más que cualquier otra mujer hermosa que se cruzase en nuestro camino. O sí. Truffaut era un ligón y, si el decía que tenía algo especial, debía ser cierto.

Fanny Ardant

No sé, no me parece tan fácil como predica Vincent Delerm (al que le he tomado prestado el título del post) que Fanny Ardant y yo paseásemos cogidos de la mano, ella fuese a conocer a mis padres y escuchásemos juntos canto gregoriano. Ni en sus años mozos. Pero por imaginar...

7 parlamentarios:

Isabel dijo...

Fanny tiene eso que los franceses llaman "Charme", cada vez que aparece en pantalla eclipsa todo lo que hay alrededor. Me encanta. De hecho en Sin Noticias de Dios tiene un pequeño papel en el que protagoniza una escena muy sensual con Gael García Bernal, sólamente esa escena es destacable en una pelñicula bastante simple. Pero lo que transmiten ellos dos en la secuencia es suficiente para creer en el amor.

Lluvia Pérez dijo...

Fanny Ardant ha ganado con los años. Brigitte Bardot y ella tienen algo en la mirada que... bueno, la defensora de las focas la emplea ahora en plan reprobador.

Anitab dijo...

Viva Fanny Ardant con esa elegacia natural...

Luisru dijo...

No he visto 'Sin Noticias de Dios', el argumento suena bien, pero Pe y Victoria Abril me parecen horrorosas (no sé que le ven a la última los franceses con lo que tienen allí).
Brigitte Bardot está hecha una pena, tanto física como mentalmente. Cómo se estropean los cuerpos.

cayetana altovoltaje dijo...

Me encanta la Ardant, es una mujer muy sensual con un punto severo... lo último que se me ocurriría hacer con ella sería escuchar canto gregoriano, qué raros que son los franceses y encima te lo han contagiado.

Luisru dijo...

Ja ja, qué bueno, Cayetana, la letra de la canción de Vincent Delerm (que, por cierto, tiene otra dedicada a las piernas de Steffi Graf) es así de rara, lo que pasa es que habla de una relación convencional con la Ardant, de los momentos sublimes y los aburridos, aunque yo detesto el canto gregoriano y no lo escucharía voluntariamente ni con ella ni con nadie.

Mily Ardant dijo...

Yo creo en Fanny Ardant como si fuera mi madre. Estoy de acuerdo en que mi pensamiento pueda resultar un tanto fanático pero Fanny es una mujer tan simple y tan linda a la vez que uno cree conocerla con solo mirarla. Para mí es una grande del cine y una gran y hermosa persona.
Tengo un blog sobre ella que trato de completar en el menor tiempo posible. Pero mi querida Fanny sigue trabajando a Dios gracias y mi blog jamás estará completo. Es así como me gustan las cosas, es así como me gusta ella, trabajando trabajando y llenándonos de gracia a todos los que la admiramos...
http://divinafannyardant.blogspot.com