miércoles, 13 de diciembre de 2006

8 mujeres haciendo el ridículo


"'Ocho mujeres' es ese engendro sin gracia y con las musas del cine francés que dirigió François Ozon. Es de las películas más cursis y grimosas que he visto en los últimos años." "Un producto superlujoso del cine francés, interpretado por estrellas y dirigido por un imbécil que antes se lo montaba de intelectual."
Carlos Boyero es el crítico cinematográfico de El Mundo, lo cual no quiere decir que necesariamente carezca de criterio (aunque me desenganché de sus encuentros digitales hace mucho porque eran repetitivos, encontraba sus respuestas repetitivas, no hacía más que repetirse el colega, repetía siempre lo mismo). Pero como el que esto escribe no duda en afirmar que carece de criterio, pese a haberla visionado repetidamente, '8 mujeres' me sigue gustando. Incluso esta mañana me siento con fuerzas para rebatir a Boyero. Creo que no entendió la película en absoluto: se trata simple y llanamente una enorme broma a costa de sus protagonistas.
Ozon quiere hacer una película exclusivamente interpretada por mujeres. Se acuerda de una vieja cinta de George Cukor, 'Mujeres'. Pero los derechos para efectuar un remake son propiedad de Julia Roberts y Meg Ryan, así que se queda con las ganas. Más tarde recuerda una olvidada obra de teatro inglesa llamada '8 mujeres', que es perfecta para sus planes. Unos meses más tarde ultima la contratación de un selecto grupo de actrices. De la lista se cae Jeanne Moreau, que presumiblemente iba a interpretar el papel de Firmine Richard. El director decidió homenajearla en el vestido de Emmanuella Beart, idéntico al que la primera lució en 'Diario de una camarera'. Pero Ozon, en vez de servirse de las cualidades dramáticas de estas grandes damas, las obliga a hacer el ridículo durante 111 minutos. Las actrices deben cantar, bailar, tirarse de los pelos, gritar, revolcarse por los suelos o enrollarse, entre otras cosas. Cuando se estrenó el film, Catherine Deneuve declaró "no sé si a Ozon le gustan las mujeres, pero le gustan las actrices". Le gustan tanto, tanto que les regala un caramelo envenenado a cada una: un número musical en el que lucir sus cualidades vocales acompañado de una coreografía peripatética. La elección de canciones no puede ser más desconcertante y abarca desde una horterada ochentera ('Pile ou face', la canción de Emmanuelle Beart originalmente de Corynne Charby) hasta un poema de Louis Aragon, musicalizado por George Brassens ('Il n’y a pas d’amour heureux'), que recae en la veterana Danielle Darrieux, pasando por éxitos de Françoise Hardy, Marie Laforet o Sylvie Vartan. Mi favorita es la interpretada por Fanny Ardant, que canta 'A quoi sert de vivre libre', original de una tal Nicoletta, que a su vez versionaba un tema en inglés, 'I can't give you anything but my love', de The Stylistics.
Aunque la mejor coreografía es la de 'Papa t'es plus dans le coup', a cargo de Ludivine Sagnier, con la Deneuve y Virginie Ledoyen moviéndose frenéticamente al ritmo de este jitazo sesentero de Sheila. Se puede comprobar unos posts más abajo.
Quien le iba a decir a Catherine Deneuve que, después de haber sido doblada de jovencita en los musicales que interpretó ('Los paraguas de Cherburgo' y 'Las señoritas de Rochefort'), ya entrada en años la íbamos a oir cantar en otras dos pelis (esta y 'Bailar en la oscuridad').
Lo más extraño de todo es que autenticas reinas de hielo frías y distantes como Isabelle Huppert aceptasen participar en el proyecto. Quizá tengan más sentido del humor del que nos habíamos figurado. O quizá vieron el lado serio del asunto. Yo no se lo veo, la verdad, por mucho homenaje al cine negro y a 'Gilda' y a Douglas Sirk que haya. Pero puedo estar equivocado. Ahora que lo pienso, esto último es lo más probable.

16 parlamentarios:

Lluvia Pérez dijo...

Hay un intervalo de tiempo en el que vi un montón de películas, muchas de ellas francesas, que ahora mismo no recuerdo. "8 mujeres" sé que la vi. Recuerdo que estaban recluidas en una casa a causa de una tormenta de nieve. Y se acaba la película. Lo que no sé decir es si no me acuerdo de ella por lo indiferente que me dejó o si tengo que tomar más fósforo.

Luisru dijo...

Anita se quedó dormida en el cine, pero es que se había tomado un chute de antibióticos. O eso me dijo ¿Era sólo una excusa? Va a resultar que Boyero tenía razón.

mila dijo...

a mi me desconcertó y me gustó. Pero de mi no te fíes, que mi comedia favorita es French Kiss...

Lluvia Pérez dijo...

El reparto, excepcional. Yo creo que era una broma cara. Pero le salió el tiro por la culata. Al final va a ser que ni Anita B estaba con antibióticos ni a mi memoria le pasa nada y la película es una auténtica mierda.






Es broma. La verdad es que no me caló y no recuerdo mucho.

Anita B, la primera vez que me dormí en un cine fue con "El caso Winslow", y dicen que es muy buena. Tendré que verla entera algún día. Yo me pegué una siesta del quince y no estaba enferma.

Luisru dijo...

'French kiss' no está mal, es simpática, aunque hace mucho que la vi y, después de mi experiencia en París, no sé si es el momento adecuado para recuperarla. Meg Ryan debe ser una actriz cojonuda, porque los que la conocen dicen que es una de las personas más desagradables del planeta. Y Kevin Kline es estupendo, a pesar de que cuando hace comedia tiende peligrosamente a la sobreactuación.

Luisru dijo...

Yo me quedé completamente dormido con 'La última de Boris Grushenko', pero no fue en el cine: fue en casa de los gemelos y había bebido demasiado vino. Con 'El señor de los anillos' (esta sí en el cine) di alguna cabezada, pero porque era un coñazo.

Lluvia Pérez dijo...

Dios! Si 'La última noche de Boris Grushenko' es la película de Woody Allen con la que más me he reído. La escena megaChaplin de los botellazos a Don Francisco me parece tan tonta como desternillante. O frases para el recuerdo como "yo no quiero casarme, yo sólo quiero divorciarme". Mucho, pero que mucho vino de por medio debía de haber.

De la saga Tolkien tengo los libros por ahí criando polvo. Me negué a verlas sin leer previamente los tochos. A este paso, se lo comen antes las termitas.

Palomares dijo...

Jamás me he dormido viendo una película. Por desgracia, en algunos casos.

Vi 8 mujeres en el cine y me pareció un entretenimiento divertido, nada más. Alguna cosa muy desajustada, pero, vaya, que pasé un rato agradable. Aunque no tanto como para volver a verla. Creo que hay que ver la película como un juguete, nada más (no es poco). Me gustó mucho Mon amour, mon ami, interpretado por la Ledoyen -entonces me gustaba mucho la Ledoyen y este tipo de canciones naif me fascinan-.

Cuando Harry encontró a Sally es una de las grandes comedias de todos los tiempos.

P.D. He visto los tres primeros episodios de Héroes de una tacada. Estoy oficialmente enganchado.

Luisru dijo...

Efectivamente, el vino era mucho. Sin ánimo de ofender, los libros de Tolkien me parecen un coñazo casi mayor que sus adaptaciones (yo los había leído antes de ver las pelis pero ni aun así). Virginie Ledoyen es preciosa, aunque después de ver a Ludivine Sagnier en 'Swimming pool' me cambié de bando. Las canciones naif me fascinan a mí tambien (en Dadanoias hay cientos de ellas) y no he visto ni 'Cuando Harry encontró a Sally' ni 'Heroes'¡Argh!

Lluvia Pérez dijo...

Yo tampoco me había dormido en una película antes de 'El (fatídico) caso Winslow', pero descubrí que, aunque no es justo para el bolsillo, dormir en un cine correctamente climatizado no está mal.

El primer capítulo de 'Héroes' me resulta un poco flojo... todos los demás son tremendos.

Lo de Tolkien lo tengo al menos 12 años y no ha habido manera. Cuando supe que iban a sacar las películas, más difícil todavía. He intentado no enterarme de nada, pero con tanta publicidad ha sido muy chungo. Si un año me quedo en una isla desierta sin nada más que leer, lo mismo cae. Pero antes el 'Ulises', creo.

Luisru dijo...

Yo el 'Ulises' me lo compré hace meses y tampoco me atrevo.

Palomares dijo...

Llevo 5 de Héroes. Tengo nueva serie favorita.

Para leerse el Ulises hay que tener tiempo, una voluntad férrea y alguien al lado que te lo vaya explicando, si es José María Valverde mejor.

Para Tolkien llegáis tarde. O se lee con quince años o nada.

Androide Paranoide dijo...

Pues no la he visto. Lo que si puedo contar es en qué peli me quedé dormido en el cine: La princesa Mononoke. Pero no por nada, es que no sabía lo soporífero que podían resultar los diálogos en japones cuando estás de resaca y has dormido poco.

Luisru dijo...

Palomares ¡¿Conoce a José María Valverde?¡
Y leí a Tolkien con 15 años, pero me pareció un tostonazo igual. Yo era más de 'Dragonlance'.
Los diálogos de las pelis en japonés siempre son un poco ridículos. Cuando vi 'The ring' (la original japonesa) recuerdo que la primera víctima de la cinta (la sobrina de la protagonista) se llamaba Mimoto. Se supone que querían lograr un momento dramático cuando decían "han matado a Mimoto" pero todo el cine se descojonó de risa.

Palomares dijo...

¿Personalmente? No, hombre, no. Mi familia siempre ha sido pobre. Pero yo leí el Ulises en una edición que no sólo traducía él, sino que comentaba en cómodos capítulos, y menos mal, porque no me estaba enterando de nada. Qué tiempos. Era joven, era audaz, podía leerme cuatrocientas páginas de cualquier cosa me gustara o no, por pura fuerza de voluntad.

O sea que de la Dragonlance... Yo también la leí por aquella época y me encantaba. Hay que ver qué perdido anda uno en la adolescencia. Tolkien tiene momentos tostón, sin duda: Tom Bombadil, cada vez que s epone a describir el paisaje. Otros sublimes.

Aprovecho para recomendar la obra de Sapkowski, un polaco que mezcla Tolkien con Raymond Chandler. Lo digo a lo bruto para no extenderme demasiado.

mila dijo...

Héroes es magnífica. En EEUU hacen un parón en enero, (qué manía), pero ellos volverán. Mi favorito es Mika.
Y sí, que audacia la de la juventud, cuando se leía con fuerza de voluntad. Yo lo conseguí con La montaña mágica y el rojo y el negro, pero no pude con Ulises. Igual con la versión de José maria valverde...