lunes, 4 de diciembre de 2006

La mejor frase de Dostoievski

Curiosamente y ahora que estamos de aniversario, hace alrededor de un año también estaba leyendo una novela de Philip Roth, 'Pastoral americana', me da a mí que la obra maestra de este escritor. Recien ahora he recuperado otro libro que compré hace tiempo y que había dejado en mi cada vez más larga lista de lecturas pendientes. Se trata de 'Operación Shylock', la historia de un escritor norteamericano, Philip Roth, que se está recuperando de una depresión causada por un medicamento llamado Halcion. Un día recibe una llamada de un familiar que reside en Israel, que le pide explicaciones por haber viajado al país sin avisarle. "Pero si no me he movido de EE.UU.", responde Roth. "Te he visto en la televisión israelí, asistiendo al juicio de un criminal de guerra nazi". El escritor encuentra más tarde en un periódico hebreo una entrevista con él mismo. En ella cuenta que está buscando apoyos para la causa que promueve: el diasporismo, es decir, el regreso de los judíos israelíes a los países europeos de donde debieron partir tras la II Guerra Mundial. Desde esta revelación, Roth intenta desentrañar la naturaleza de su doble: ¿es un impostor que quiere aprovecharse de su nombre para recolocar a los judíos en sus países de origen? ¿Es un simple timador de poca monta que se aprovecha del parecido físico con el famoso novelista para sacarle los ahorros a los judíos de todo el mundo? ¿Es un loco que odia a los judíos? ¿Es un loco que ama a los judíos? ¿Es un loco y punto?
Philip Roth es (en mi humilde opinión) el mejor narrador norteamericano de la actualidad, sacándole mucha ventaja a otros más famosos como Auster o Irving. Su caracterización de personajes es sencillamente asombrosa. Por ejemplo, la novia, compinche, cómplice del doble de Roth, Wanda Jane "Jinx" Possesski, merecería una novela aparte, aunque al narrador le bastan unos pocos párrafos para describir sus particularidades. Es sobrecogedora la escena en la que esta enfermera antisemita obliga a un médico judío a administrarle una sobredosis de calmantes a una joven enferma de cáncer. Pero lo mejor del libro (por ahora, sólo llevo 200 páginas) es el momento en el que el ¿verdadero? Roth, que está entrevistando al también escritor Aharon Appelfeld, recibe un cheque, dirigido en realidad al falso Roth, de manos de un superviviente de los campos de concentración que pretende colaborar con la citada causa. El cheque es por valor de un millón de dolares.
Entonces Appelfeld y Roth mantienen la siguiente conversación:

-Esto me recuerda- le dije a Aharon, tendiéndole el cheque por encima de la mesa- la mejor frase de Dostoievski.
- ¿A cuál te refieres?- preguntó Aharon, examinando el cheque cuidadosamente, por el anverso y por el reverso.
- ¿Te acuerdas, en 'Crimen y castigo', cuando Svidrigailov logra llevarse a su piso a la hermana de Raskólnikov, que se llama Dunia? Se encierra con ella, se echa las llaves al bolsillo y luego, como una serpiente, se propone seducirla por todos los medios, aunque tenga que recurrir a la fuerza. Pero el hombre se queda atónito cuando ya tiene a la chica totalmente arrinconada y ella, tan hermosa, tan fina, saca una pistola del bolso y le apunta al corazón. La mejor frase de Dostoievski viene cuando Svidrigailov ve la pistola.
- Suéltala de una vez.
- "Esto lo cambia todo, dijo Svidrigailov".

Pues eso.

6 parlamentarios:

José Antonio Palomares dijo...

De Roth sólo empecé a leer La conjura contra América y me pareció insoportable (estoy solo en esta Cruzada), pero lo que cuentas de Operación Shylock parece muy interesante. Así que lo apunto y a la saca cuanto antes.

valmon dijo...

Buena pinta si que tiene, probablemente pase a formar parte de mi enorme lista de lecturas pendientes. Me la habían recomendado por otro lado, ahora ya no debo dejarla más tiempo...con todo lo que me queda por leer, diossss

antherea dijo...

... bueno este buen hombre me trae algunos recuerdos de mi literatura de COU (corramos un tupido velo) y que mi compañera colindante de mesa se leyó hace poco Los hermanos Karamazov vaya desayunos de café con leche me tragué mientras se lo leía!!!! Dostoievski, algun día, sí algun dia.

pikonasso dijo...

Yo también me empece a leer La conjura contra américa, y la verdad, no me gustó demasiado. Para escritor amerciano Jeffrey Eugenides, solo con dos libros, para mi, es magnifico, por un lado Las virgenes suicidas, que decir, y por otro, Middlesex, es un novelón en todas las de la ley, la historia de un hermafrodita que ha vivido toda su vida en el sexo equivocado. Pedazo de historia.

cayetana altovoltaje dijo...

Pues yo no pude con Pastoral Americana, aunque le daré otra oportunidad estas vacaciones. Tampoco he podido con el último de Auster, y mira que es finito. Estoy con Middlesex de Eugenides, y me está gustando, aunque es muy clásico, me da la sensación de haberlo leído ya. Saga familiar de inmigrantes, épica americana and the whole lot.

Luisru dijo...

'Middlesex' me la recomendado gente con criterio (esto no quiere decir que vosotros no lo tengais, me refiero a otra gente con criterio aparte de vosotros, bueno, ya me entendeis), así que lo leeré tarde o temprano.
A mí me parece que los escritores norteamericanos están obsesionados con escribir la 'gran novela americana' y por eso siempre hablan de grandes sagas familiares. la mayoría no se ha dado cuenta de que a estas alturas aburren hasta a las piedras.
Y no pienso ni acercarme a 'La conjura contra América' después de las opiniones aquí vertidas.