lunes, 30 de enero de 2006

Y una porra

Debí haberme negado. Pero a estas cosas uno siempre acaba accediendo. No ya por el dinero, sino por la efímera gloria en los días subsiguientes, en los que puedes mirar al resto de tus compañeros de trabajo por encima del hombro, pensando para tus adentros "sé más que vosotros" o "he tenido más suerte" o simplemente "jajaja". El egotismo siempre juega malas pasadas y a mí me ha costado dos euros (que son casi 350 pelas, ahí es nada). No debí hacerlo. No debí apostar en la porra de los Goya sin haber visto una sola película de las nominadas. Incluso aunque las hubiese visto todas. Pero lo hice. Debo haber acertado en dos categorías, como mucho.
Los Goya siempre son un coñazo, tanto los premios como la gala, pero eso es una obviedad tanto para los integristas como para los que sólo sentimos indiferencia ante nuestro cine. Antes no me pasaba tanto, pues en la Facultad intentan vendernos que no está tan mal, aunque a la vez nos dicen que se ruedas películas horrorosas sólo para aprovecharse de las subvenciones del estado, un lucrativo negocio para los productores, que se quedan con parte del presupuesto a base de inflarlo.
Y los nominados de esta edición son... siempre los mismos. Cuando alguien tiene éxito con una película enseguida le convierten en reincidente. ¿Cuantos premios han ganado en los últimos 10 años Javier Bardem, Candela Peña, Amenabar? Y siguen ganando, y venga a ganar, como si no hubiese más actores ni directores en este país. Lo que mola es que, después de tanto cine español, tanto cine español, al final premian una pelicula en inglés. Isabel Coixet me cae bien (aunque padezca un gafapastismo galopante), pero me da la impresión de que han premiado la menos mala de las cuatro. A pesar de que fue "la gran triunfadora de la noche (tampoco fue para tanto)" confesó que la ceremonia se le hizo tan larga que a la altura del Goya a la mejor película estaba aguantandose las ganas de hacer pis. Que poco glamour. Imagínate a Nicole Kidman diciendo que se hace pis en medio de los Oscar. Lo mejor (por decir algo) fue cuando salieron Veronica Forqué y Juan Luis Galiardo a presentar no-se-qué premio y dijó la Forque "uy, el sobre es negro" y replicó el, "si, como nuestro cine". No sé si el chiste estaba preparado (supongo que si) pero la actriz se sonrió sólo muy levemente. A lo mejor no lo entendió o pensó en las pelis de Bogart y Bacall.
Apenas enfriados los recoldos de tamaño acontecimiento, mis compañeros ya piensan en los Oscar, y me han preguntado, con cierto retintín, si quiero participar en las apuestas. Y una porra.

3 parlamentarios:

Ali dijo...

Hace un tiempo, yo también hacía porras para la Gala de los Goyas. Y, aun habiendo visto muchas de las películas que estaban seleccionadas para cualquier premio, nunca acertaba más de 2. Conclusión: los premios son una lotería. "Obaba", seleccionada para representar a España en los Óscar, se fue casi de rositas, por ejemplo. Me alegro por la Coixet, no obstante.

(Offtopic: muchas gracias por el enlace. Le he echado un ojo. Qué recuerdos leer definiciones de la mano de Paul Otlet).

Saluditos.

Villaykorte dijo...

Para momento glamouroso el de Carmelo Gómez saliendo a recoger su Goya metiéndose la camisa por dentro del pantalón - impagable -

*Isabel Coixet tiene entre sus méritos el dudoso honor de dirigir el primer anuncio del 11888, en el que salía Manolo Escobar encontrando su carro.

Luisru dijo...

Dios mio, no sabía lo del anuncio del 11888. Me caía bien porque vino a presentar a mi Facu "Mi vida sin mi" y estuvo muy simpática. Pero la odiaré de por vida por tal acción.