miércoles, 5 de noviembre de 2008

La audacia de la esperanza

La audacia de la esperanza es un concepto plausible porque la esperanza no es algo de lo que normalmente se abuse. Es como ese dicho tan español, el dinero y los cojones son para las ocasiones. También lo es la esperanza.


Hoy es una ocasión ideal para que los norteamericanos (y nosotros también, quizás) se muestren esperanzados. Pero no conviene excederse, ya que parece que el efecto pasará pronto.

El abuso puede desembocar en otro concepto bien distinto: el de la adicción a la esperanza, mal que padecía aquella pobre mujer que protagonizaba Requiem for a Dream. Seguro que ella hubiese votado por Obama.

2 parlamentarios:

Lluvia Pérez dijo...

Al final se pudo meter en el vestido, pero a qué precio.

Ahora nos toca oír y leer tonterías como qué tipo de perro ha de elegir Obama para sus hijas. O si no ha llamado aún a Zapatero o "una familia negra en la Casa Blanca".

Mi esperanza está puesta en que le dejen trabajar tranquilo, y ya veremos si saca a flote su país, y de rebote a nosotros.

La ilustración que acompaña a tu entrada me encanta.

Luisru dijo...

Jo, lo del perro de Obama va a traer cola: http://www.publico.es/agencias/efe/172921/proponen/obama/acoja/perro/refugio/fomentar/adopciones