viernes, 13 de febrero de 2009

Clases de ideas buenísimas para bailes indies que el mundo se va a perder

Mientras sigo debatiendo conmigo mismo sobre la conveniencia de continuar escribiendo en este blog, he decidido sumarme a un nuevo proyecto. Ya sé que la blogosfera está atestada. Ya sé que hay millones de sitios más interesantes ahí fuera. Ya sé que no hacía falta otra bitácora sobre música y moderneces. Y, para más inri, Clases de baile para indies, que así se llama el artefacto, está perpetrado por un puñado de blogueros de probada inconstancia. Pero denle una oportunidad, intentaremos no defraudarles.

Ah, y para completar la sesión de autobombo, tengo el honor de comunicar que los textos de mi otro blog, Recuerdos de un joven cinéfilo, se han incluido en Algunas ideas buenísimas que el mundo se va a perder, un libro editado por Alberto Olmos y publicado en Caballo de Troya. Si lo encuentran (es probable que lo hagan si lo buscan), cómprenlo. Y sobre todo, léanlo. Encandilará a cualquier apasionado de internet. Y si no eres un apasionado de internet, ¿qué coño haces leyendo esto?


7 parlamentarios:

stgmarsan dijo...

lo compraré, lo leeré, lo comentaré. y seguiré las clases indies. porque habrá rumba, ¿no?

Lluvia Pérez dijo...

No quiero que debatas contigo mismo sobre si continuar con el Callejón. Ni de coña, por favor.

Esta tarde me he hecho un hueco para ir en búsqueda del libro.

Los indies bailan el suave.

No doy abasto con tantos blogs que tienes en danza, chico.

Tendré que abandonar el de Rexona, aunque no abandone.

Luisru dijo...

Stg, rumba no sé. Si se empieza a considerar posmoderna, por qué no.
Lluvia, qué haría sin ti. Yo bailo el suave y lo que me echen.
Gracias a los dos por dejaros los cuartos.

Clark Kent dijo...

Primera lectura de tu blog... ¿y me entero de que lo dejas? No puede ser. Vuelve aquí y acaba lo que has empezado!!! Me ha encantado lo leído. Volveré a leer lo atrasado. Me queda tela.

Coco & Lola dijo...

Yo sigo el blog hace algunas semanas. Aí que nada de plantearse dejarlo. No.
Persevera.
cocoylola.com

Fernando dijo...

Finalmente lo dejaste.
Triste historia la de los cementerios de blogs.
Por cierto ¿Qué más da utilizar o no la palabra de verificación si ya nadie barre el bar?

Cine y Series dijo...

excelente artículo